jueves, 10 de enero de 2008

554


A tiempo y a destiempo...
¿cuando dejarás de luchar? Antes de lo que crees la primavera se tornará otoño, caerán las hojas, emigrarán los gansos y todo se cubrirá de fría escarcha. Si tienes ropa y calzado ¿qué más necesitas?
Maestro Fenyang


Es un buen número, como otro cualquiera, pero es mi nñumero de dorsal para el MDS. Verme en la lista de los 72 españoles que iremos al desierto me ha producido una extraña sensación.
Estos días he estado bastante oscuro, todos los que estamos metidos en esto sabemos que entrenar duro cuando se está espeso es doblemente duro. Las dunas se me antojaban enormes montañas, de repente me veía detenido en seco, mi cuerpo bien, mi mente jugándome malas pasadas. No he dejado de entrenar, al contrario, lo he hecho con mayor intensidad y duración si cabe. He aprovechado estos momentos de ánimo bajo para entrenar con esas sensaciones. Me ha servido.
En Sables me encontraré como en otras carreras de ultra distancia con el fenómeno que conocemos bien: la montaña rusa. Cuanto más cansado, los estados de ánimo pasan de la euforia a la más extrema deseperanza; se llora de impotencia cuando las piernas no responden, cuando una cuesta hace que te dobles, cuando a tus espaldas llevas muchos kilómetros; de los más profundos valles de oscuridad se pasan, en cuestión de segundos, a la más brillante de las cimas. El cuerpo tiene una memoria de situaciones perfecta, para lo bueno y lo malo. El mío recuerda, cuanto más se acerca el día, más lo hace. La fuerza del imán es poderosa.
Ahora estoy saliendo, lo hago ayudado por la motivación del entreno para esta prueba, pero no me engaño, lo que realmente ha hecho que salga, esta y otras veces es la fuerza, la potencia de la maravillosa fuerza del amor; lo que quema, cicatriza. Si no fuera por cada uno de los abrazos de cada mañana y de cada noche. Ninguna duna, desierto o puesta de sol me habría servido.
Cuando te das cuenta de que seguir luchando es el problema y no la solución...¿qué más necesitas?
Sed felices o al menos intentadlo...
77 días...

11 comentarios:

Cientounero dijo...

Haces bien. Cuando ya lo físico se ha preparado bien hay que preparar la mente. En carreras de este tipo es el factor que marca la diferencia.

Un saludo y que tenga buena carrera.

ELMOREA dijo...

Ese parrafo tuyo del final del post, es de lo mejor que he leido en mucho tiempo y solo el que ha corrido una larga distancia puede entenderlo.
Acaso la vida no es una distancia larga, por corta que se nos haga a veces?
Mucho animo y fuerza.
Saludos.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Aunque el invierno sea duro, la motivación ante una carrera cercana no debe detenernos.

Me he permitido el crear un enlace desde mi blog al tuyo. Suerte!!

La interrogación dijo...

Vaya, sin ser físicas, también me siento subiendo dunas. Con lo agotador que es subir sobre un terreno en el que te hundes y tratas denonadamente de llegar a la cima.

Aunque me quede sin resuello, llegaré. Espero. jaaja

Un beso, corredor

Sylvie dijo...

No puedo imaginar como será tu descripción cuando vivas esa aventura de aquí 77 días (hoy 76, no?)...Me transmites una tranquilidad y una paz siempre con tus palabras...no sé...aún sin disfrutar ahora mucho de tus dunas...se nota que todo te llena de miles de sensaciones.
Luchar es el problema...qué verdad tan grande!

554 besitos de suerte.

Marta dijo...

Seguiré tu cuenta atrás!!!!.

Francisco Castaño dijo...

Hola Julio. He visto que te has pasado por mi blog y desde alli he llegado aquí, coincides con Josef en tu objetivo. Espero que esos entrenos te lleven a la más absoluta esperanza de que lo vas a superar con creces.
Animo solo 76 días.

la granota dijo...

A mí me llegan pequeños abrazos tuyos cada vez que te leo, que me ayudan a superar mis propias dunas.

Furacán dijo...

Ahora que ya sabemos tu dormal nos será más fácil seguirte durante la prueba. Que ganas tengo de que empiece.
Espero que la web sea como los demás años y exista la opción de enviar mensajes a los participantes.
Ánimo, en poco más de un par de meses estaréis pisando las arenas del desierto.

JMC dijo...

'Si no fuera por cada uno de los abrazos de cada mañana y de cada noche.'

Guárdalos en la mochila para cuando los vayas necesitando (son tuyos..)

Mucha suerte...

merak dijo...

me ha gustado leer este post, la preparación de este tipo de cosas no sólo es física...
abrazos