miércoles, 4 de marzo de 2009

Obra incompleta...




"el hombre prudente es como un alfiler: la cabeza le impide hundirse hasta el fondo"

Levenson


Como dice mi buen hermano Javi Subías y la tradición de la filosofía peremne, cada acto, cada hecho se sustenta en los anteriores, es consecuencia de cada uno de los pasos que hemos dado en el pasado. Esta carrera ha quedado incompleta, una obra inacabada. De vez en cuando la realidad nos hace recordar que no hay regla sin excepción. Llevo muchos años corriendo y esta es la tercera vez que me retiro de una prueba. No estoy contento pero sí satisfecho por haber tomado la decisión en el momento oportuno.

Toda obra quiere ser acabada, como un cuadro que está torcido y pide a gritos que se le enderece, como el río que viaja para completar su vida en el mar, de esta manera la Trans será una obra que habrá que concluir en la próxima prueba.

Esta es la crónica de una dura prueba...


"¿que sentido tiene correr cuando estamos en la carrera equivocada?"


Salimos a las 00.00 horas del viernes al sábado, los primeros kilómetros son de playa, delante de mí una larga serpiente de luciérnagas rojas parpadeantes, las luces traseras titilan en la oscura noche, me acompaña francisco un ceutí que conocimos en el aeropuerto de Sevilla. Vamos trotando cómodamente sabedores de que es sólo un calentamiento. Las estrellas brillan en el cielo y las olas luchan por mojarnos los pies. Salimos de la playa y nos introducimos en el cauce de un río, a la salida de este nos meten por un barranco que empieza a subir.

Me doy cuenta de que el pulsómetro no me funciona, lo reinicio y nada, buen momento para acabarse la pila...no me planteo encender el gps ya que quiero reservarlo pues sólo tiene 13 horas de autonomía, voy sin referencias de pulsaciones. Todo el mundo tiene una limitación por edad de pulsaciones, en mi caso tengo instrucciones de mi cardiólogo en cuanto a las zonas cardíacas de seguridad, no puedo pasar de 175 siendo 165 la zona alta segura. En las zonas altas, la tensión se eleva y se queda allí sin ningún síntoma lo cual se convierte en peligroso.

Empiezan las subidas fuertes, y soy consciente de que son las menos fuertes de las que tendré que pasar, el terreno es muy accidentado, tengo que tirar de un pequeño grupo, ya que voy en cabeza, para contactar con el grupo de delante. Piedra suelta y resbaladiza, la concentración es alta, eso o romperte la crisma.

Subidas y más subidas, con poco respiro. Llegamos a primer control en el km 35, amanece, hace un frío que pela, los paisajes son impresionantes...subida...y más subidas me he puesto el gps y tengo feed back de las pulsaciones, lo que veo no me gusta, en algunos repechos fuertes estoy en zona límite, la cosa empieza a no gustarme. Me encuentro bien físicamente, recupero muy bien en las pocas zonas de respiro o cuesta abajo. Pero las pulsaciones vuelven a subir en algunos repechos. Pienso en que a partir de las presas empieza las subidas duras de verdad, la duda empieza a asaltarme. No hemos visto a nadie de la organización en todo el recorrido, si te pasa algo en medio del momte y más si vas sólo, nadie te encontrará...otra subida 173...me cago en la leche...

Después de 12 kilómetros de subidas y bajadas y de tortura psicológica, de lucha entre seguir para ver si mejora el cardio...¿pero si falta lo peor?...

En el kilometro 45.5, punto en el que la prueba se internaba en la enorme subida hasta el 81, decido abandonar, aprovecho que pasamos por una carretera, aviso a la organización y me vienen a recoger. Estoy tranquilo, me viene a la cabeza la frase que siempre llevo en la cabeza y que mi hija pequeña, Marta, me dijo cuando fui a Sables y me repite desde entonces: "Papá si te cansas, para"...
Retirarte cuando estás entero y fuerte es duro, muy duro...prefiriría tener un tobillo torcido o algo así.

He aprendido la lección con las carreras de montaña: no son lo mío, las pruebas que me van, y en las que mi cardio está como un reloj, son las de media montaña, tipo Ronda, las de alta montaña se han acabado para mí, no es un calenton después del abandono, es una decisión.

De todas maneras me lo he pasado genial, no me ha afectado el retirarme, me motiva más para la próxima prueba que es este mes en Ronda, 43 kms por la sierra de Ronda, en mayo los 101 en 24 horas en la misma zona.

Lo mejor...

Como siempre lo mejor de todo esto es la gente, me he reído hasta dolerme las mandíbulas, he tenido la oportunidad de conocer a gente estupenda, he aprendido de ellos y lo mejor los veré de nuevo pronto. Además de ir con mis hermanos de Sables, Manolo, Paco y Gerardo, he tenido la suerte de conocer a Jose, Jose Luis, Tino y Francisco.

Gracias a tod@s por las energías y fuerza que me habéis transmitido, pronto me harán falta de nuevo y seguro que me volverán a llegar.

Sed felices o, al menos, intentadlo...

17 comentarios:

Wild Runner dijo...

Julio, solo puedo añadir a tu bonita crónica que cuando el cuerpo y la cabeza te van dando esos avisos, retirarse es lo correcto. Y es lo que hiciste, ni más ni menos. Para eso hace falta ser muy fuerte y tener una cabeza bien amueblada ;)

Ánimo para tus próximos retos y quién sabe, a lo mejor la montaña te vuelve a llamar ... espero verte pronto en alguna carrera, o si no, en las arenas del Sahara dentro de 13 meses ;)

Un abrazo de los de verdad.

runner48 dijo...

Wild Runner: enhorabuena por tu magnífica carrera en Sevilla con esas 3h 06, seguro que el destino nos hace encontrarnos en las arenas...un abrazo

francis hernández dijo...

La decisión más sabia. Una "parada" (que no retirada) a tiempo es una victoria.
Enhorabuena campeón...Intenta seguir siendo feliz.

roxana dijo...

felicitaciones, Conocer tus propios limites y saber cuando parar sirve en esta ocasion como en todas!!! para continuar en la vida y tambien ser ejemplo de las escuchas y consejos de la sabiduria y respeto de tu niña.
Quie te quitò lo sentido por vos, los amigos, la exitaciòn del momento, la aventura etc.!!!! Nuevamente felicitaciones!!! No es facil tomar es adecisiòn, si muchos otros aprendieran, sos un ejemplo!

Sylvie dijo...

Duro, muy duro retirarse cuando uno está fuerte y entero...qué verdad tan grande!!...y qué valiente por tu parte, haber tomado esa decisión!!...
(esa niña tuya, qué buen consejo te dió ya desde Sables!!!).

Si crees que la alta montaña no es lo tuyo, disfruta de la media, que carreras hay muchísimas.

Besitos y felicidades.

Francisco Castaño dijo...

Runner te apoyo, yo esto lo hago para divertirme, aunque sea sufriendo, pero cuando deja de ser divertido mejor dejarlo, eso de ir pendiente del pulsometro, que si me paso de la zona segura, que si ahora otra vez..., lo dicho, mejor dejarlo.

Espero que disfrutes de la carrera en Ronda, allí seguro que coincides con más amigos, por que lo mejor de esto sin duda, es el ambiente y la gente que conocemos.

Saludos y para adelante.

MBI dijo...

La sabiduría de un niño, es a veces el sentido común, que enmascaramos de adultos con torpeza.
Has sido muy sensato distinguiendo...
Agradezco tu comentario en mi blog, es el tipo de comentario que me hace dudar.
Una persona generosa y honesta, sin duda, es lo que eres.

Anónimo dijo...

Enhorabuena runner,no entiendo cuando dices que las carreras de alta montaña no son lo tuyo cuando has terminado "les sables".Animo que el año que viene la terminamos juntos.

Furacán dijo...

Bueno runner, lo primero es darte una aplauso porque te lo mereces. Ya había visto las clasis y ya suponía que te había pasado algo. Lo que hiciste fue sobre todo inteligente, hay que dejar de lado el ego que sólo busca satisfacciones inmediatas y aceptar las cosas como son.
De todas formas sé que la carrera no era tan "equivocada" y que seguro que también te ha "regalado" algo; sensaciones, experiencias o aprendizajes que ahora forman parte de ti. Esa foto del final lo dice todo.
Retirarse nos duele a todos (al menos un poquito, verdad?), esa sensación de ser vencido por la carrera mmm escuece jeje... pero como se suele decir nadie aprende a boxear con la cara inmaculada.
Que tiemble Ronda! ;-)

Javi Subias dijo...

Yo soñé o yo pensé, ¿qué diferencia hay?, ni siquiera nosotros mismos sabemos si lo soñado fue pensado o lo pensado soñado; aun así, procuro no arrepentirme ya de nada de lo que hago. A lo hecho pecho. Lo que ayer era una realidad, hoy ya es un anhelado sueño que yo pensé, …o quizás soñé. El final del mismo, un final que pensé pero con el que no quería soñar.

Afrontar una carrera, una escalada, un desafío, sabiendo que el único final posible es la meta, sería como ir al cine a ver la vida de Cristo (conoces la conclusión, y por ello perdería ese resplandor de aventura e incertidumbre... Te copio dos fragmentos de mi post tras retirarme ne la YAU... solo para recordarte. Enhorabuena!!!!

Anónimo dijo...

Hermano, ya me hubiera gustado a mi haber tenido la valentía de retirarme, sabes que , siendo un corredor constante, las dudas me suelen inundar la mente.
Durante horas odie la carrera, mi afición, mis ilusiones, mis entrenamientos, mis recuerdos, me pensé hasta abandonar el resto de carreras que tenía en mi calendario, creo que esto solo me sirvió para pasar unos días inolvidables rodeados de buenos amigo.
En esta carrera la decisión de retirarse te demuestra que tienes los “mueble muy bien puesto”
“Es feliz el que soñando, muere, desgraciado el que muere si soñar”

UN ABRAZO HERMANO

PILTRAFAS dijo...

Yo voy a tirar de otra frase de Javi que me gustó.
"Es mejor viajar lleno de esperanza, que llegar".
El viaje ha sido bonito y lo sabes, si no has llegado en esta ocasión no hay por que preocuparse llegarán otros viajes y volverás a disfrutar.
Los que somos padres entendemos perfectamente el comentario de tu hija. Me has vuelto a poner los pelos de punta otra vez....
Gracias.

mayayo dijo...

aupa julio. si q es duro si, dejar una obra así inacabada.
pero es casi imposible expresarlo mejor q en ese "Papa, si te cansas, para".

Por otra parte, estoy 100% de acuerdo en la diferencia entre las pruebas de media montaña o llano versus las de alta montaña. estas ultimas tienen una parte tecnica (por el peaje en cardio y/o lesion de los burros desniveles) q es muy dificil evaluar a priori.

En fin, como te decía Wild, espero que podamos pintar algo juntos en las arenas del Sahara ;-)

Livan dijo...

Sabia decision, nadie conoce tu cuerpo como tu mismo, para que sufrir mas tiempo con todo lo que quedaba por delante. La Trans es una prueba dura, no por la distancia sino por los desniveles, sino te sale el dia lo llevas claro. Si te sirve de consuelo yo he terminado el Ultra Trail Mont Blanc, la Hiru Haundiak.......pero en la TransGrancanaria 2007 tambien me retire. Para hacer montaña hay que entrenar mucha montaña, no hay mas historia, no tienes que pensar en que no es lo tuyo, tu puedes hacer lo que te propongas, lo has demostrado en Sables y en otras muchas ocasiones. Mi consejo: vuelve y sacate la espina, pon fecha y yo me voy contigo, quedamos y entrenamos algunos fines de semana juntos, ¿2010, 2011....? piensalo, tenemos que terminar esa obra incompleta.
Eres un gran tio. Un abrazo.

ainhoa dijo...

Eyyyyy.... enhorabuena igualmente, una decisión muy sabia si asi lo sentiste....
Un fuerte abrazo.

ATALANTA dijo...

Enhorabuena, dagal. No pasa nada. Esos temas son serios y no hay que cometer locuras. Carreras hay para aburrir. La trans es probablemente lo más duro que yo he corrido y hay que ser prudente. Después de las presas, en el punto que te retiraste, yo también estuve tentado. Lo dicho, ánimo y a por la próxima. A Ronda le tengo yo ganas. Este año voy al Ironcat pero seguro que en 2010 bajo. Un saludo.

jlcg dijo...

julio ánimos para el homenaje de la legión que ya esta aquí y después ronda. Yo quiero darte la enhorabuena por que yo no soy capaz de tomar una decisión como la que tu tomaste en canarias ,yo suelo arrastrarme cuando me encuentro mal y esto no es bueno hay que saber decir basta y tu sabes,
Bueno julio no me enrollo mas pronto te mando un mail con algunas fotitos .
un saludo Jose Luis