sábado, 21 de marzo de 2009

El sendero del acantilado



Estoy que no quepo en el pellejo, ha sido un dia espectacular...

Hoy he entrenado en el Parque Natural de La Breña que esta situado entre Los Caños de Meca y Barbate. Esta es la cronica.

Despues de aparcar el coche me preparo, es la una y media de la tarde y hace humedad y sol, llevo dos litros y medio de liquido, comida y el kit de emergencias, el caso es que creo que me he pasado de peso otra vez.

Salgo trotando entre pinos, el suelo es de arena suelta que tiene una textura parecida a la del desierto, muy, muy fina; empiezo a ser asaltado por infinidad de olores, es toda una sinfonia olfativa. LLevo mi atencion a los sonidos y me llegan infinidad de cantos de pajaros, voy en completa soledad que se ve interrumpida por algun senderista que me mira como si fuera un extraterrestre, eso de lleva mochila por delante y por detras creo que les impresiona.

De repente, entre las copas de los pinos aparece la torre de la Tembladera, antigua torre de vigia para dar la voz de alarma en caso de ver piratas, una sola ventana y muy pequeña, me imagino el cague de los vigilantes cuando dieran la voz de alarma, cerraran el porton y empezaran a ver llegar a los "visitantes". El acantilado es impresionante, en el viven infinidad de pajaros que lo convierten en una enorme pajarera a salvo de los intrusos.

Me dirijo en direccion a Barbate, empiezo a bajar a buen ritmo, el calor aprieta y el suelo es para estar atento. Los paisajes me dejan sin aliento, estoy feliz de estar alli.

Por fin despues de 4.5 kms llego a la playa de la Hierbabuena, de la pared sale un caño de agua fria, la aprovecho para refrescarme, empiezo a desandar el camino, subo los tres kilometros de cuesta sin dejar de trotar, lento pero sin parar a andar; como algo y noto como me pega el subidon.

Llego a la torre de nuevo y ahora voy en direccion a Los caños de meca, el recorrido es mas suave en cuanto a desnivel pero mucha mas arena; es un entreno perfecto.

Sigo disfrutando y puedo llegar a ver el vuelo de un cernicalo que planea delante de mi. Llego a un cartel que dice: "nos observan" refiriendose a los habitantes del bosque, al final me despisto y me voy por un sendero que no es, atajo campo a traves y me dejo llevar por la intuicion, llego al aparcamiento por fin han sido dos horas y media fantasticas...que maravilla de dia.

Mi estomago me pide comida a voces, precavido que es uno, me voy a un area recreativa, busco un buen banco al sol y me como tres bocadillos y un litro de agua.

Ha sido un gran dia.

Sed felices o, al menos, intentadlo...

13 comentarios:

sky-walkyria dijo...

soy (eres)
el cielo sobre el acantilado,
el ave que observa,
el pasado que vigila desde la torre
la intensidad alrededor
y la felicidad de la paz en el corazon

mayayo dijo...

un dia delicioso, suena.
Me relamo de pensar en esas arenas y paisajes q pintas.
Q sigas disfrutando de esta manera, por mucho tiempo ;-)

Paco Montoro dijo...

A eso lo llamo salir de la rutina y de este mundo mecanizado. Un abrazo

Malena dijo...

Hola Runner, me imagino que el desconectarte y entrar en contacto con la naturaleza te hace cargar las pilas para el resto de la semana de una forma increible.

¿Para cuando la próxima marathón?

Un abrazo.

jlcg dijo...

Las vistas el olor a naturaleza y el embrujo que tiene esa zona son fantásticos , e entrenado mucho por esa zona ,pues tengo familia en barbate y hoy leyendo la crónica me vienen muchos recuerdos de mis entrenes por allí.
Un saludo y nos vemos en el homenaje el domingo,

Isadora dijo...

Una puesta de sol, mientras me quitaba la arcilla en las aguas azul marino de la playa de Caños de Meca, es una imagen que guardo en mi memoria como una de las hermosas y llena de emociones de mi vida.
Así que entiendo perfectamente tu estado de plenitud.
:)

José Luis Moreno dijo...

Felicidades... toda una envidia de entrenamiento. Un espectáculo imaginarlo mientras leemos tus palabras...
Un abrazo

la granota dijo...

... cómo te entiendo!!...

¿la tembladera?

Furacán dijo...

Que lugares tan bonitos, no me extraña que fuera un gran día

Javi Subias dijo...

Tengo que ir a verte algún día... igualmente estás invitado al norte.

Amapola dijo...

Qué mejor forma de desconectar de todo? es una buena manera de recargar la bateria para proseguir la semanita......Saludos y que envidia!

Sylvie dijo...

Jo, vaya entrene precioso...no me extraña que estuvieses así!!!
y claro...con tres bocatas después...no te digo ná!!!

besitos.

ainhoa dijo...

Me ha encantado tu relato de este entrenamiento...las imagenes son chulísimas...y tu intuición despues del despiste genial jejejeje seguro que te guiaron los habitantes del bosque...
Un beso.