viernes, 2 de mayo de 2008

Final de etapa non stop y diia de descanso...



Tony, un catalan que tiene un aparatoso vendaje en la pierna derecha y que ha salido, recientemente, de una rotura fibrilar del gemelo, se va animando, le va dando fuerte...vamos camino del CP5.
Al llegar al CP5 decidimos parar a comer algo. Estoy apoyado en una haima en la que se agolpan los que estan muy jodidos...no es bueno acercarse a ese lugar, lo que alli se respira es muy malo para el que quiere seguir. De repente escucho la voz de Fran, un sevillano de mi haima. Me meto dentro de la haima y lo encuentro mal, me dice que avise al medico, sus pies son un poema. He visto ampollas grandes, pero os juro que eso no era una ampolla, mas parecia un huevo de gallina adosado a su talon derecho. Por si fuera poco ha tenido la mala suerte, las anteriores curas de otras ampollas han derivado en llagas, pues ha perdido la propia piel. Si a eso le a;adimos la lesion que arrastra desde la primera etapa en la rodilla...me dice que le diga a sus hermanos que se retira...de repente me entra un frio intenso...es interior...tengo que salir de alli, salir zumbando...
Salimos del CP5, mi moral no es muy buena, las emociones se agolpan en mi garganta, me quedan 20 kms, una larga noche y no puedo flaquear...llega uno de esos momentos que yo denomino los de apretar el culo. Tony y yo, en cabeza, le damos fuerte...
Vamos por una enorme inmensidad, el terreno es muy blando, un largo oued, rio seco, con piedras y arena en polvo, con badenes, nos va destrozando, minando poco a poco. Nuestros frontales alumbran, el efecto que provocan es el de creer que vas enmedio de una arboleda o que llevas paredes a los lados...falso...tod es inmensidad, delante un par de luces quimicas nos indican que llevamos un par de tipos comiendo arena.
Me doy cuenta que estoy bebiendo muy poco, no hace calor, creo que seran unos 8 grados, para mi eso es frio polar, desde ese momento empiezo a beber con regularidad, no puedes dejar de estar atento...
El desierto te regala miles de momentos...ahi van un par de ellos...
El campo de rucula...
De repente pisamos verde, de nuestros pies se elevan un profundo olor a rucula, son campos de rucula salvaje...me deleito con ella, pienso que me despeja que es su olor tiene el efecto de la cafeina, no se por que lo pienso, pero es igual, a estas alturas de la batalla, la mente no esta para muchos razonamientos...pienso en lo intenso que tiene ques er el olor para que lo perciba de forma tan intensa, teniendo como tengo la nariz taponada por la arena y la sangre seca.
La serpiente....imaginaria...o verdadera...
Vamos avanzando, tropezamos en muchas ocasiones, intentamos coger el terreno mas favorable pero nos desepera no poder avanzar mas rapido debido a lo malo que es. Me doy cuenta de que en este terreno, hay boquetes, me viene a la mente las serpientes que han visto mis colegas, yo he tenido suerte...hasta ahora...procuro evitar los huecos...pasa los kms lentamente...de repente la veo venir, viene hacia mi, es grisacea con una gran cabeza *demasido grande quizas para ser real, doy un salto hacia la izquierda y no me caigo porque me agarra en el ultimo momento Tony...le digo que he tropezado...nunca sabre si fue verdad o fruto de mi imaginacion...verla la vi...pero quizas nunca existio.
Llegamos al CP6 67,7 kms, nos paramos un rato, ni me quito la mochila, lo unico que quiero es continuar, me como los ultimos frutos secos, una barra energetica y me tumbo a mirar las estrellas. El laser verde ha quedado muy atras, veo su curva en el cielo, moderna via lactea que lleva a los pregrinos a su destino.
Nos ponemos en marcha, Nil se ha quedado atras, quedamos 3, a los pocos kms, empezamos a ver un resplandor, mejor que no lo hubieramos visto nunca. La percepcion del paso del tiempo es algo psicologico, en los ultimos kms no hacemos mas que acelerar, como si quisieramos llegar ya...es un error, pero como digo, a esas alturas uno ya no es quien cree ser...
Por fin aparece la lejana luz de la meta, si durante el dia las distancias enga;an en el desierto, de noche....es la leche. Se me hizo interminable...
Cuando llegamos nos abrazamos y nos hicimos una foto...recogi el agua y me fui a mi haima, mis hermanos dormian placidamente. Tenia hambre, pero era incapaz de ponerme a cocinar...eran las tres de la madrugada...17 horas 49 minutos. Una vez en el saco, el calor fue mi alimento, no tenia nada de sue;o, el silencio de la noche, las estrellas en el cielo. No os podeis ni imaginar la de estrellas fugaces que se ven, con cada una dicen que se puede pedir un deseo...ninguno ven'ia a mi mente, no necesito nada, todo esta donde tiene que estar, el cielo y la estrellas en su sitio y yo en el mio.
A las 5.30 me despierto y me siento feliz, todos nos felicitamos. Me doy cuenta que en 48 horas he dormido 3 horas escasas. Ya dormire la siesta me digo...
Fran no llega...manolo y javi se lanzan en su busca, no aparece como abandono, se marchan a buscarlo. Poco despues los traen de vuelta, no les han permitido hacerlo, los han cazado los jueces y les han hecho volver. a las 11 entra en meta...con dos cojones, todo lo que tiene de peque;o lo tiene de lo otro.
Necesito dormir, me pongo tapones, me tapo la cara con el buff y me duermo como si fuera la primera vez que lo hago, estoy tres horas, escucho una algarabia. Me levanto y voy detras de todos, nos dirigimos a cumplir con el ritual...recibir al ultimo, en este caso los dos ultimos, impresionante...33 horas y 30 minutos... es la cara de la heroicidad, de los que vencen al dolor y la mente. Vienen juntos, detras los dos camelleros con los camellos escoba...me viene a la cabeza en ese instante la frase en arabe que lleva elhielo en la siroquera...sin la ayuda de Dios no es posible la victoria. Sonrien y se dejan abrazar...es la gloria.
Por la tarde el ambiente que se respira es el de una fiesta, lo hemos conseguido...la cara amarga, la de la tristeza es ver desfilar a los que se retiran, miran al suelo, se desplazan como ancianos. Son la cara de la desolacion mas aboluta. La otra cara de la moneda...la cara y la cruz.
Por la tarde me voy con Juan a pasear por unas preciosas dunas que estan cerca del campamento, me pongo a hacer Chi Kung, en el m'as absoluto silencio, sin aire, con el sol dorando las arenas, dejo que la tierra me de la energia que he perdido. Cuando vuelvo me encuentro a mi hermano Juan ensimismado, la mirada perdida en la lejania, solo atina a decir...cuanta paz...
Por la noche, la sombra se cierne sobre nosotros, aunque todos hemos pensado...esto ya esta en el bote!!!, ma'ana nos quedan 42 kms 195 metros, ni uno m'as ni uno menos...un vacio en el estomago se alivia con la frase de Manolo ELHIELO... para no acabar ma;ana nos tienen que cortar los brazos...si fallan las piernas reptaremos...
Sed felices o, al menos, intentadlo...

10 comentarios:

Furacán dijo...

Una vez más faltan las palabras, impresionante!

Monik dijo...

Después de todas tus vivencias, se me quedan pequeñas las mías...aunque en verdad, cada uno escogemos nuestra manera de vivir la vida...Apasionante la tuya, apasionante también la mía, tú en las alturas y yo caminando a ras de suelo pero ambos con los ojos bien abiertos pues es importante no perderse nada de lo que pasa a nuestro alrededor...

Un saludo!!

maratonman dijo...

Tremendas palizas las que os habeis dado,definitivamente teneis que estar hechos de otra madera....madera de campeones,de supervivientes....no entiendo como os podian quedar fuerzas para 42 kms mas...en fin,sois un gran ejemplo para los que buscamos cosas mas tranquilas.
Un saludo.

Cristina dijo...

Que chula la frase de Manolo, me la quedo!

merak dijo...

pues me quede sin palabras, amigo.
abrazos

PILTRAFAS dijo...

Manolo es mucho Manolo...buena frase..

Nos tienes impacientes por leer tu cronica...y eso que algunos conocemos el final..

Nos vemos el viernes

Un abrazo.

Paco Montoro dijo...

Otra entrada mas apasionante. Un saludo

mayayo dijo...

Estremecedor.
Seguro que esos momentos que nos cuentas, esa haima del CP5, ese momento a solas en la arena tras la carrera...te acompañarán siempre.

Y un poco más cerca de meta en esta crónica, que agotados nos tienes ya solo de leer esos trabajos de Hércules por las arenas :-)

la granota dijo...

Ufff...
Olores a través de la sangre seca de la nariz...

Una Maragata dijo...

Delirante! He viajado, he sufrido... he vivido el desierto leyéndote.
A través de tús emociones he tenido
las mías. Esos grandes espacios. La
nada y el todo.
Tú, el perro y el jamón, que foto!
Gracias!
Un fuerte abrazo.