martes, 6 de mayo de 2008

Quinta etapa...quinta vida


Esa noche me toco dormir en el extremo, fue una noche apacible, el viento no solplo fuerte. No me desperte en toda la noche. Cuando me desperte estaba de lado, el sue;o estaba aun presente y era real como lo que veia. Una energia penetraba en mi por la boca, me hacia sentir bien, muy bien, en eso mis ojos se abrieron y contemplaron la belleza del amanecer...a la derecha estaba la luna, distante y perfecta dando paso a la claridad que la ocultaria pronto, el cielo de un azul electrico, con irisaciones amarillas y naranjas era simplemente perfecto...ahora al contarlo hay palabras, pensamiento y todo eso...en ese instante solo existia ese momento. No se cuanto tiempo duro, ni me hace falta saberlo, como dice Carlos Zanoni...ser'ia capaza de ir al mismo infierno para poder vivir uno de esos momentos magicos.

Habiamos cantado victoria pronto, es verdad que nos animaba la idea de que nadie abandona en esta etapa...nadie que pueda decidir...el desierto es implacable, puede hacer que en un segundo todo se complique. Pero nuestras mente y nuestros corazones estaban dispuestos para recorrer un marathon completo 42.195.

La salida fue apoteosica, los que ayer se arrastraban a causa de los pies catastroficos ahora corrian como posesos...El terreno era llano al principio, el CP1 estaba antes de una subida a un Jebel. En lo alto habia un muchacho, chapurreo en espanol me pare un momento con el nos dimos la mano...tu espanol...yo maroco, una sonrisa enorme en su cara...barsa...no cadi...

Pasan los kilometros y la imagen de la meta empieza a aterrizar en mi mente, la dejo estar...ahora si, ahora puede quedarse.

Al llegar al CP3 hay que saltar una barrera antidunas, me pincho en un dedo con una pua, me duele m'as que los pies. Al llegar al punto veo a los familiares de muchos particpantes, se les permitia ver alos particpantes sin darles nada de nada. Me veo extrano entre la gente, estan limpios y me miran de una forma extrana, pienso en la pinta que tenemos que tener...

Cuando llego a la meta una sensacion de bienestar me recorre el cuerpo.

Esa noche, cuando las estrellas salieron, en un escenario que montaron en medio de la nada, 15 musicos llegados desde Paris y una cantante nos deleitaron y alimentaron nuestros corazones. En uans esterillas, maltrechos nos sentamos como pudimos, al sonar la Mision de ennio moricone me tumbe hacia atras, las estrellas en el cielo, vino a mi mente el protagonista de la pelicula, Robert de Niro, Rodrigo de Mendoza, arrastrando sus armas por la jungla en senal de penitencia...suena la musica, canta el angel y me siento en paz. Me siento ligero... Manana quedaran 18 kilometros...la gloria del ultra...la gloria...pero eso es ya otra historia....

Sed felices o, al menos, intentadlo

9 comentarios:

Francisco Castaño dijo...

Hola Runner, me encanta leer tus post, además con esa música de fondo.

He visitado varios blogs que hablan de Sables, vaya machada, solo terminar, impresiona ver como hay gente que tiene ese empuje para luchar contra el desierto.

Felicidades de nuevo.

Saludos.

Monik dijo...

Te felicito Runner por haber conseguido tu objetivo. Seguro que son increibles las imágenes que se quedarán para siempre en tu memoria...esas, nadie más que tú las podrá disfrutar para el resto de su vida...

Bienvenido de nuevo al vivir urbano!!

Sylvie dijo...

El álma en un ay me tienes, jodío...¿aún 18kms?...ya sé que a esas alturas no es nada, pero creía que ésta era la última etapa...puf...qué manera de vivirlo y sentirlo, runner!!!...
precioso!!!!!!!!!!!

gracias por compartirlo, de verdad.

Besitos.

merak dijo...

me sigue emocionando leerlo.
abrazos

anitta dijo...

joder que caña

yo qeu soy un poco perrona para el deporte no me puedo imaginar que significa hacer una marathon ,pero si puede llegar imaginarme las sensaciones de despues

esa recompensa tan grande que teneis , y que tambien nos narras,,
ves asi me ahorro el correr jajaa
un beso

anitta dijo...

me acabo de dar cuenta de que me he comido la mitad de las letras de una de las frases jajaa
aprovecho para decirte que me encanta el acompañamiento musical que nos has puesto

Jaime dijo...

Compañero, me quedo absorto leyendote. Creo que debes publicar tu crónica pues es una delicia leerla. Se nota que escribes con el alma. Muchas gracias y enhorabuena otra vez, nos vemos en Ronda.

Furacán dijo...

Estupenda crónica una vez más. Genial esos momentos mágicos y muy acertada la frase de Zanoni, sólo por eso merece la pena.

un abrazo!

Paco Montoro dijo...

Cuando leo tus entradas Runner, me siento feliz. Compartir esos momentos con los demás es un gesto impagable...gracias amigo