lunes, 26 de noviembre de 2007

Huellas...

Se llamaba Jesús, para ser más exactos D. Jesús, tendría unos ventitantos años y era mi profesor, yo apenas 9. Cuando íbamos de excursión al campo nos hablaba de las criaturas que habitaban en el bosque, nos costaba seguirle por las, para nosotros escarpadas, laderas de las montañas. Quería ser como él, quería, algún día poder ir al campo sólo, subir y bajar montañas. Dormir bajo las estrellas. Decía que el mejor techo es el de una noche estrellada, no le entendí muy bien, ahora sí...el dejó su huella, la buena y verdadera huella. La otra a la que se refiere lao Tzu, Tze o Tzi o como diablos se llamara el tipo., es la huella del que vive en el pasado. Esta otra es vital y benéfica.
Nuestro proyecto no es sólo ir allí, hacer la salvajada y volver, no es eso, queremos ser huella, queremos sembrar una semilla que, quizás, tarde años en germinar.
Hoy estoy, estamos felices, hemos tenido una reunión con el jefe del área de deportes de la diputación; un tipo fantástico, volcado en su trabajo. Nuestra idea de dar charlas en colegios después de la prueba ha sido el germen de nuestra conversación; probablemente a la vuelta de Sables llevemos el espiritu Sables a la escuela. Más de mil quinientos niños podrán participar en pruebas de aventura que emulen a Sables. Los valores de solidaridad, compañerismo, respeto a la naturaleza, superación personal (no serán pruebas competitivas), coraje y fuerza como medio de creer en uno mism@ serán los que se vivirán de forma activa. Una cosa es hablar de Sables en una charla y otra es vivirlo haciendo travesía por etapas por el campo o las dunas en grupo y con su pequeño equipo (mochila con sus cosas dentro).
Poder dejar ese tipo de huellas es aquello es lo importante. Si no hubiera existido aquel tipo, D. Jesús, larguirucho y musculoso que trepaba por las pendientes haciendo que resopláramos, seguro que hoy no estaría a punto de enfrentarme con este reto.
La vida te da muchas cosas y las mejores son aquellas en las que te das, te entregas al otro.
Sed felices, buena semana y avanzad...

14 comentarios:

Wild Runner dijo...

Me parece una gran idea las charlas y actividades que pensáis hacer. Se puede aprender mucho y tal vez ayudaréis a muchos niños a valorar el sacrificio, la constancia y a ellos mismos.

Furacán dijo...

Una bonita iniciativa sin duda, os felicito por la idea. Ojalá salga adelante e inspire a alguno de esos chavales no sólo a seguir huellas sino a crear su propio camino.

Santi Palillo dijo...

Una idea magnífica, seguro que muchos niños sentirán el efecto D. Jesús y, quién sabe, el día de mañana cuenten como les fue en su Sables particular.

Mucha suerte y adelante.

Nekerun dijo...

Como dice Santi, magnífica idea con una doble consecuencia: revivir y hacer vivir.

Suerte a montones.

Sylvie dijo...

Los niños lo absorben y les marca todo, tanto lo bueno como lo malo...Es una idea fantástica compartir posteriormente algo tan especial como ese maratón con ellos.
Me ha gustado mucho como nos lo has contado.

Besitos.

la granota dijo...

Y quizás dentro de unas décadas, alguien bueno recuerde que un tal "D.Runner" le dejó una huella que le hizo llegar tan lejos...

Rosermm dijo...

Los niños son como esponjas y se suelen quedar con lo que les impacta y más si tiene un pequeño toque de heroidicidad.
Ánimo que también me dais envidia..sana.
Por cierto quizás en vuestra aventura conoceréis a dos compañeros míos: Miquel Capó y Toni Contestí.
Ya sabes si son mallorquines..
Un abrazo

Correoradelamuerte dijo...

Vais a permitir a muchos adultos disfrutar de esas virtudes, sensibilidades, capacidades... :)

ELMOREA dijo...

Estoy deseando que esa generación se haga adulta, a ver si lo que les dejemos de este mundo es aun aprovechable.
No es una idea genial. Es LA IDEA.
La educacion es la unica respuesta a los problemas y su asencia el origen de casi todos.
Enhorabuena y mucho animo con esas arenas. Nos leemos.

Darilea dijo...

Felicidades por esta nueva casa.
Yo tuve un gran profesor, al que siempre recuerdo con cariño.
Siempre ocupará un lugar dentro de mi corazón, por enseñarme grandes valores en la vida.
Un beso.

Victoria dijo...

Bella esa idea de compartir tu experiencia con los mas pequeños, esas semillas - tarde o temprano- siempre germinan.

Un beso

JMC dijo...

Muy buena idea, lo de las charlas. No puede haber mejor público. Si haceis alguna para mayores yo me apunto.

Mucha suerte my friend.

Anónimo dijo...

Lo que he leído me ha encantado...que paz y que espiritual tanto en esta casa como en la anterior
Hoy encontré este blog pues buscaba imagenes de desierto...para ponerla en vez de una foto mía...tengo mucha tristeza pues me equivoqué...y me desconozco..cielo y arena...al no dejar aflorar las emociones..otra vez enfrentándome a los diablos personales...en qué segundo perdí el rumbo?...

Luna Carmesi dijo...

Impregnar de cosas buenas a los niños es inmenso.