domingo, 16 de noviembre de 2008

Un millón de motivos...

Esta es la crónica de lo que ha dado de sí el entreno de este fin de semana...

La playa estaba solitaria, el viento frío espantó a los paseantes; me preparo para hacer la primera línea de dunas, voy trotando, me ajusto la nueva mochila de 10 litros. Las dunas están duras. Me elevo sobre ellas, el viento en la cara me recuerda la estación en la que estamos, el sol me da lo que el viento me quita.

Van pasando los minutos y no veo a nadie, subo y bajo, una gaviota se eterniza, quieta contra el viento, inmóvil muy cerca de mí, con un sólo movimiento de sus alas se pone a favor y desaparece en un picado imposible a ras de suelo.

Ha pasado una hora, mi corazón está feliz de estar donde estoy en compañía de esta luz que me llena y me eleva, de este rumor de olas que mueren en la orilla. Me paro en la duna más alta, suena una canción de celtas cortos "un millón de motivos"...

"un rayo de tu sol me ha alumbrado el camino...un deseo, el mejor, es vivirlo contigo de menor a mayor un millón de motivos...

El sol y la luz del mediodía se unen con la luz del otro sol el que me alumbra el camino, tienen razón los celtas cortos, hay un millón de motivos para estar agradecido, para sentir que el mejor deseo es el que se vive con aquella persona que con sus abrazos nos hace sentir que todo tiene mayor sentido; la playa brilla más, el sol calienta, entorno los ojos, me quito el mp4 y oigo las voces de las sapinas bailando al viento y de las olas susurrar. Todo está bien.

1 hora 40 de arena, dunas, mar y sol. No tienen razón los que dicen que soy un corredor solitario, voy acompañado de la luz que me alumbra cada día, de su presencia y su calor, cuando me siento mal, cuando desfallezco hago lo que siempre he hecho desde que tenía 20 años: entorno los ojos y veo su cara sonriendo...lo demás lo hace el corazón.

Sed felices o, al menos, intentadlo...

ánimo con la semana!!

13 comentarios:

Conciencia Personal dijo...

Agradecido eres caminante de lunas llenas y corazón grande y humildades desborandes....cuántas veces somos malagradecidos y ciegos ante la contemplación, ante un gesto, ante una palabra, lo que no vemos o no queremos ver...

Un abrazo..

anitta dijo...

hola

ya sabes que yo habria ido a esa playa pero a sentarme ;)

de todas maneras me encanta como transmites las sensaciones ,hasta me dan ganas a veces ...... de correr ;)
las fotos de la playa son preciosas


un beso

la granota dijo...

Y olé!

Francisco Castaño dijo...

Me parece una muy estupenda forma de describir un entreno.

Estoy muy de acuerdo contigo en que no somos corredores solitarios, de hecho creo que cuando corro y no voy con nadie, me siento el más acompañado del mundo.

Saludos.

sky-walkyria dijo...

la soledad es la más acompañada

cientounero dijo...

¡Que haríamos aquí en el Sur sin esa luz! Ese azul intenso que tiñe el cielo.

Pero cuídate, ese sol que nos calienta en un día frío confortandonos y alentandonos puede ser quien nos apriete contra el suelo y no nos haga avanzar.

Salud y buenas carreras, amigo.

DIFFER dijo...

Cómo no voy a ser feliz después de leer esto??? ;D
leerte es como ir corriendo entre las dunas contigo, mem encanta loq trasmites, me transporta y mi imaginación va como gaviota.
Te pido prestada la frase "hay un millón de motivos para estar agradecido, para sentir que el mejor deseo es el que se vive con aquella persona que con sus abrazos nos hace sentir que todo tiene mayor sentido" ♥ Me encantó!

Besotes y feliz semana para ti también!

Anailogica dijo...

Hace años que te sigo, ya lo sabes, y es que me resulta imposible no leerte. Tu manera de escibir es fantástica, transmites paz y esperanza, y esos paisajes... ¡¡¡Que envidia sana me das!!!
Gracias por tus consejos y tu apoyo en mi blog.
Besitos ROcieros.

Cristina dijo...

Como me gusta la canción que has puesto!!!

Fantástico como siempre

Besos

Cris

Por cierto... NO vayas a buscar estas Navidades la cartera de "Pielroble" porque es un gag no existe... me lo he inventado por tal de decir como están las cosas...

Javi Subias dijo...

Ese estado de gracia solo puede alcanzarse, cuando los kilómetros, la distancia, dejan de ser enemigos a batir. Sin metas; correr por correr, andar por andar, nadar por nadar o ir en bici por ir en bici. Nuevos caminos, una soledad casi acogedora. Sentirte acogedoramente solo. (Parece que nos pongamos de acuerdo para escribir en nuestros respectivos blogs)... ya te he mandado el DVD.

Furacán dijo...

que bonito!

Malena dijo...

Runner, esa comunión que haces con ese paisaje, es algo verdaderamente hermoso y no puede sentirla cualquier persona. En esa comunión jamás entrará la soledad.

Ánimo con los entrenamientos.

Un beso.

Francisco J. Hernández dijo...

enhorabuena por tus palabras, por lo que haces y por como lo haces.
Un cordial saludo.