martes, 23 de septiembre de 2008

Bajo la lluvia de otoño...


La lluvia cae mansamente, salgo de la protección del edificio y la siento en la cara, miro al cielo, cierro los ojos, conecto el gps y echo a trotar...
Enfilo una larga recta de eucaliptus, son grandes y hermosos, me protegen del agua, la filtran, la aromatizan para lanzármela a la cara. Piso sus semillas, crujen, siembran de amarillo los charcos. El otoño ha entrado. El ritmo es cómodo, muy cómodo, voy disfrutando de la sinfonía de olores; la tierra, agradecida por el agua, regala su aroma sin esperar nada a cambio, simplemente sucede y allí estoy yo para poder disfrutar de ese tesoro, de esa gran maravilla que es el todo en el que me muevo.
Mi mente se disocia de donde estoy por un momento, aparece el vacío anticipado por la marcha cercana. Estos días ando haciendo una pesada digestión, mi mente y mi corazón se baten en un duelo que, de antemano, no tiene ganador. Como las estaciones pasamos por distintas etapas en la vida, una a una nos van llegando, si es que tenemos la dicha de poder vivirlas, cuando llega la hora de decir adiós a alguien amado, aunque sea temporalmente, la mente racionaliza y el corazón siente el adiós; intento que mis emociones fluyan sin interferirlas, simplemente son, simplemente están como las gotas de agua que caen en mi cara.
Sed felices o, al menos, intentadlo...

9 comentarios:

Paco Montoro dijo...

Al fin vuelve la lluvia, preciosa entrada Runner

ONA dijo...

Hola runner... veo que tenemos cosas en común... y siempre es una sorpresa descubrir otros mundos. Escribes bonito, me daré una vuelta por aquí de vez en cuando. Un beso
Pilar

anitta dijo...

aunque dolorosas, hay sensaciones y sentimientos que es necesario sentir,,, al igual que el paso de las estaciones

y por suerte son "temporales",,, como las emociones

un bss

El Ojo de Horus dijo...

Me encanta la forma que tienes de describirlo todo, cercana, detallista y emotiva.
Te regalo un haiku otoñal:

"Mar de hojarasca
bajo mis pies descalzos.
Manto de otoño".

Saludos!!

DIFFER dijo...

Runner :D
He recorrido contigo un trecho de esa tierra q huele a gloria después de la lluvia...Ando sintiendo como nunca y dejando q todo pase mientras lo saboreo en el camino y me quedo sonriendo conmigo misma...

Te copio un poco el comentario q me has dejado pero le pongo algo mío, lo más importante de cada uno: El SER.

Dejar fluir las emociones...ES ... sentir.

Gracias por compartir tus reflexiones con nosotros.
Besos

la granota dijo...

El otoño... desde una tierra donde no existe, entiendo perfectamente su mensaje y añoro su color.

sky-walkyria dijo...

cuando rozamos el límite,
la caricia del viento es más dulce

Wild Runner dijo...

A mí también me gusta mucho salir a correr con lluvia (siempre que no sea un diluvio). Es como si te limpiara por fuera y por dentro.

Dejar fluir las emociones ... qué difícil es todo eso.

Francisco Castaño dijo...

Me ha gustado mucho como lo describes, a mi también me gusta correr con lluvia.

Intentaré ser feliz.

Saludos.