martes, 2 de junio de 2009

La Corriente...

Acaba de amanecer, el sol se eleva en el horizonte, mi corazón va desahogado, lento y tranquilo. El tintineo de los arneses de la mochila se acompasan con mis pasos. El cielo se va despertando igual que yo, la humedad es grande y hace que todo huela más. Me introduzco en una habitación de mi mente en la que me siento a gusto...me doy cuenta de uno de los grandes problemas de muchas personas: nadan contra corriente, el río en el que nadan tiene fuertes turbulencias, fuertes corrientes y, afanosas, nadan en contra de corriente. Hacen un esfuerzo muy grande, desarrollan grandes cantidades de energía para remontar el río, van tan extenuadas que no son capaces de ver, sentir, vivir el río de una manera dichosa. Huyen de la muerte que supondría llegar al mar, intentan escapar a la idea de pasear por el estuario antes de convertirse en océano.
La aceptación gozosa del propio destino hace que nademos a favor de corriente, podemos flotar casi sin esfuerzo, vivir la vida de forma plena, aceptando lo bueno y lo malo, lo que nos gusta y lo que no. No luchar, contra las fuerzas que no podemos controlar, dedicar nuestra energía a aquello que sí podemos cambiar, aquello que nos hace mejores.
Una pequeña colonia de nubes bajas se han quedado abrazando las marismas, no las quieren dejar. Un pequeño pájaro me sobrevuela, es como una pequeña cigüeña, de tamaño bolsillo, me avisa, grita, tendrá el nido cerca. Llego a mi destino, me ducho, me siento frente a la ventana y siento el frescor de la mañana en mi cara. Esta bien navegar hacia tu destino sea cual sea el que nos alcance...
Sed felices o al menos, intentadlo...

7 comentarios:

Javi Subias dijo...

Que sensaciones tan reconocibles y agradables. Un abrazo hermano.

sedemiuqse dijo...

Me gusta la sensibilidad con la que expresas. Es cierto la vida no es dificil, nosotros la hacemos dificil. Para mi lo importante es Vivir aquí y ahora las cosas solo tienen la importancia que uno le de. Siempre fui así, quizás hace unos cuantos de años por alguna razón, por una razón se acentúo más, no sabemos el número de respiraciones que tenemos así que es mejor hacerlo lentamente. El eterno instante del ahora
besos y amor y gracias.
je

PD
Pensaba que no publicabas, tus páginas no se me actualizan, será la configuración que tienes.

roxana dijo...

la libertad nos da el poder!!!!! UN precioso post!!! Un gusto. Abrazo!

PILTRAFAS dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, lo que no esté en tu mano solucionar tomalo como viene.......
No hace mucho que lo puse en practica....ya lo sabes..:)

Me ha gustado mucho.

Un abrazo y gracias por todo...

Paco Montoro dijo...

Me identifico con tus sabias reflexiones, es un placer leerte. Un abrazo

JOANA dijo...

La gente nada a contracorriente porque todo el mundo lo hace. Cuando naces es lo primero que aprendes: que hay que nadar a contracorriente y cuanto más te esfuerces pues mejor.
A veces cuesta comprender que como mejor se avanza es dejándose llevar y emplear toda la energía en crear la clase de vida que quieres, sin más complicaciones que las que pueda procurar el disfrutar del proceso.

Te felicito por esas fotografías.

Un saludo.

Gaya dijo...

Tantos años nadando contra corriente,hasta que llega un momento en que aceptas por la que te toco navegar. Es entonces, cuando uno empieza aquello para lo que nació,VIVIR.

Un abrazo